Camilo Echevarría, un piloto argentino que necesita apoyo

Camilo Echevarría

Navegando por internet, hace algún tiempo conocí la historia de , un neuquino de 16 años con sueño de piloto profesional que quiero compartir con todos para que se conozca, para que se lo apoye.
Sus records en karting me impresionaron tanto como su cara de nene, casi que no podía creer que el de la foto era el dueño de todas esas marcas que se pueden ver en su sitio.
Al poco tiempo, me enteré que Camilo viajaba a un exigente selectivo de BMW en España, con pilotos de otras partes del mundo, más experimentados, y que los cuatro mejores pilotos serían becados para formar parte del BMW Education and Coaching Programme. Efectivamente, a casi un año de esto, Camilo fue uno de los cuatro elegidos para lo cual le fue concedida la licencia alemana, y esto le permitió optar por competir en alguna de las categorías de BMW del mundo. Camilo y su familia decidieron que la mejor alternativa era la Fórmula BMW Asiática, con una audiencia de TV aproximada de 800 millones de personas. Para ello, firmó contrato por dos años con el equipo Meritus, el campeón de las últimas cuatro temporadas, de donde surgió el japonés Takuma Sato, piloto de Fórmula 1.
Claro que, a pesar de la beca de BMW, hay otros gastos para un chico que necesita a su familia y equipo cerca; en el automovilismo, sin sponsors no hay talento que valga, por eso el apoyo del gobierno neuquino anunciado en marzo último fue muy celebrado por los Echevarría. Sin embargo, dos meses después, el propio gobernador Jorge Sobisch se encargó de anunciarle a Ricardo, el papá de Camilo, que económico tras el escándalo docente en el que perdió la vida el maestro Carlos Fuentealba y que puso en jaque la gestión de Sobisch. Ante la quita del apoyo provincial, Camilo debió desistir de viajar a Asia por lo que tuvo que pagar una fuerte multa por incumplimiento de contrato. Una alternativa era correr en Europa, pero a esa altura todos los campeonatos habían empezado.

Sueño roto, sí. Año perdido, no
En silencio, Camilo siguió trabajando y este sábado ese esfuerzo fue recompensado. Ricardo, su papá, me informó que, hace un tiempo, su hijo viajó a España para formar parte del Master Junior Fórmula y, sobre 145 aspirantes, fue uno de los 10 finalistas y el único no español. No sólo eso, sino que este sábado, el neuquino quedó primero en el Masters Rookie 2007 y de esa forma para competir entre el 7 y 9 de septiembre en Montmeló, en una fecha del Campeonato BMW español. “Estoy muy feliz… Pero no tengo, con quien festejar”, le dijo Camilo a sus padres por teléfono cuando les contó el resultado de la carrera.
“Viajó solo! Por mis ocupaciones no pude acompañarlo y también por la falta de dinero, ya que nos avisaron con tres días de anticipación. Superó todo a pesar de lo complicado del tema y fue muy felicitado por el presidente de la Federación Española de Automovilismo y la gente del Master Junior”, señaló Ricardo Echevarría. Orgulloso, emocionado pero también con bronca, agregó: “Yo viajo en los próximos días para estar en la carrera y buscarle un lugar para vivir. Otro problema que tuvo fue que no le aceptaron la licencia argentina y tuvo que hacer -de urgencia- la austriaca, una vergüenza…” Ante mi pregunta sobre quiénes son hoy los sponsors de Camilo, su papá me respondió: “Mi esposa y yo. Ahora con este éxito, por suerte, nos llamaron varios para apoyarlo”.
Que alguien en el ACA, en Presidencia de la Nación, en la Secretaría de Deportes, en marketing de petroleras, marcas deportivas, bebidas energizantes, o de lo que sea, tome nota. Se llama Camilo Echevarría, es de Neuquén y eso también es Argentina. Nadie puede asegurar si va a llegar a la Fórmula 1, pero es su sueño y lo está intentando. Y eso ya merece ser apoyado.

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

seotexts.com

www.steroid-pharm.com/nandrolone-phenylpropionate.html

look www.pills-generic.com