Experimentar: Cosas de Autos probó el Suzuki Swift

Durante una semana y 250 km, Cosas de Autos Blog probó el Suzuki Swift, inaugurando así un nuevo servicio para ustedes. Esto es web, no es diario ni revista, así que la premisa es acercarles algo ágil y de fácil lectura. Tampoco es un programa de TV especializado, así que resumí mi sensación en un punteo a favor y en contra y una conclusión personal. Obviamente responderé todas las preguntas que tengan para hacer acerca de este test y aceptaré gustoso sugerencias para los próximos.

Experimentar al Suzuki Swift - Foto: Cosas de Autos

Unidad testeada:
Suzuki Swift. Motor 1.5 litros nafta de 4 cilindros, 16v DOHC de 100 cv con VVT (Sistema de apertura variable de válvulas). Unidad recibida con 20.310 km.

Experimentar al Suzuki Swift - Foto: Cosas de Autos

A favor:
La insonoridad, el motor casi no se escucha a cualquier regimen. Y regulando uno varias veces duda si realmente está encendido.
La buena altura interior, sumado a la posibilidad de ajustar el asiento y el volante (de buen grip y diámetro) permiten encontrar una cómoda posición de manejo.
El equipo de sonido es muy bueno, con cd, mp3, cuatro parlantes y dos tweeters. Además tiene control de radio en el volante.
Buenas terminaciones y cero ruido interior a pesar de tener mucho plástico, incluso en empedrado. Además, el cierre de las puertas es perfecto y eso que la unidad testeada tiene ya más de 20 mil km.
El aire acondicionado: enfría muy rápido y bien.
Por seguridad, el cierre centralizado a distancia permite abrir con el primer toque sólo la puerta del conductor y con un segundo toque las restantes.
El tamaño generoso de los espejos retrovisores, que además son eléctricos.
Buena visibilidad hacia adelante, con un parabrisas panorámico de diseño poco habitual.
Los neumáticos de 15″ se comportan muy bien en cualquier superficie.
Los frenos con ABS y EBD se hacen notar: frena excelente.
Tiene faros antiniebla delanteros, doble airbag frontal y cinturones con pretensionador y limitador de fuerza.
No tiene computadora de abordo pero un display indica, hora, temperatura exterior y consumo promedio.
Los 100 cv, el tamaño reducido y la dirección asistida son una tentación en el tránsito urbano; el auto se muestra ágil y con muy buena respuesta, sobre todo después de las 2500 rpm. En ruta pasa algo similar arriba de las 4000 rpm.
La buena trocha trasera (1.480 mm) lo hace sumamente estable, aún en maniobras bruscas.
El diseño: se destaca del resto y llama la atención.
Seguridad: acaba de ganar el premio como “Auto Chico Importado más seguro 2007” que entrega CESVI Argentina.

Experimentar al Suzuki Swift - Foto: Cosas de Autos

En contra:
-El espacio en el baúl es de 213 litros pero verticales, por lo que bultos grandes no entran con facilidad. Abatiendo los asientos se incrementa notablemente el espacio (562 litros).
La visión hacia atrás es reducida producto de la caída del techo y de tener una luneta pequeña.
Al plegarlos, los espejos retrovisores tocan con el vidrio y no llegan a cerrarse totalmente.
La calidad del tapizado es mejorable, tiran para abajo el interior. Después de 20 mil km, la tela muestra el desgaste.
Sólo tiene luz el comando del alzacristal del conductor y en la noche es dificultoso encontrar el de las ventanillas restantes y el del cierre centralizado.
El interior es algo espartano, a la consola central pareciera que le falta algo, con un espacio vacío y dos apoyavasos delante de la palanca de cambios.
El auxilio es provisorio (para ocupar menos espacio en el baúl, claro).
La varilla que sostiene el capó, digna de un auto de los setenta.
La garantía: es de un año o 20 mil km. Parece demasiado poco siendo de origen japonés.
El precio: los $59.320 que vale lo hacen competir con vehículos de otro segmento, por ejemplo un Peugeot 307 XR 1.6 ($62.800). Un rival directo podría ser el Citroën C3 1.6i Exclusive ($59.990).

Experimentar al Suzuki Swift - Foto: Cosas de Autos

Conclusión:
No pasa desapercibido, se detiene a mirarlo gente de todas las edades, sobre todo mujeres jóvenes (a mí no, al auto). Las preguntas estuvieron siempre relacionadas a dos cosas: la cilindrada del motor y el origen del auto. Inevitablemente, la mayoría lo asocia al Mini, por su tamaño similar y sus formas, lo cual es positivo.
Es un auto compacto con pretenciones deportivas (trompa con amplia toma de aire, alerón trasero, antena de radio en el techo, etc.) al que, para terminar de serlo le harían faltan algunos caballos más, detalles exteriores (otras llantas y techo eléctrico) y mejores interiores (por ejemplo otro tapizado).
El Swift es un auto completo dentro de su segmento y que, a diferencia del Fun, representa genuinamente lo que es la marca y su regreso “en serio” al país. Aparece como una alternativa muy seductora para los más jóvenes por su propuesta a nivel diseño (sobre todo exterior), motor y seguridad pero que penaliza en el item precio (que al ser importado se ve incrementado en un 35% por los impuestos). De no ser por esto, seguramente habría muchos más en la calle.

Experimentar al Suzuki Swift - Foto: Cosas de Autos

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

www.progressive.ua

раскрутка страницы в facebook

viagra online bestellen