Experimentar: Cosas de Autos probó el Mitsubishi Lancer 2.0

Durante una semana y 400 km, Cosas de Autos Blog probó el nuevo Mitsubishi Lancer en lo que representó la tercera toma de o de este blog con una unidad de reciente lanzamiento. Vaya un agradecimiento para la gente de prensa de Alfacar, representante de la marca japonesa en la Argentina por esta oportunidad.

Mitsubishi Lancer 2.0 GLS - Foto: Cosas de Autos Blog

Unidad testeada:
Mitsubshi Lancer GLS. Motor 2.0 litros de 4 cilindros, 16v, MIVEC, 155 cv y transmisión manual. Unidad recibida con: 2.300 km. Precio: u$s32.500

A favor:
Su renovado diseño es muy atractivo haciéndolo el Lancer más lindo de los últimos tiempos.
Sus neumáticos Dunlop japoneses (con llantas de aleación de 16″) se comportan muy bien en cualquier superficie y demostraron ser silenciosos incluso en empedrado.
Su calidad de terminación a nivel encastres.
Los dos puntos anteriores combinados dan un interior sin “grillitos”, muy agradable al manejar.
El volante forrado en cuero tiene un muy buen grip.
Las cuatro ventanillas cuentan con sistema one touch para subir y bajar, algo que pocas veces se encuentra.
Los espejos retrovisores son de tamaño generoso, eléctricos y con desempeñador; además se pliegan aunque de forma manual.
El equipo de sonido, con CD changer X 6 y mp3, tiene una muy buena calidad y controles en el volante.
Cuenta con control de velocidad crucero lo que permite relajarse en la ruta.
El generoso descanso para el pie izquierdo es un detalle tan simple como útil, tanto que se lo extraña al subir a otro vehículo.
La comodidad en las plazas traseras se la encuentra en pocos sedanes de este segmento; tres adultos pueden viajar cómodamente.
Incluye detalles de calidad superior como los lavafaros eléctricos.
Sin dudas, su punto más alto pasa por la seguridad: incluye 7 airbags (doble frontal, lateral, de cortina y de rodilla para el conductor) y frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS y EBD que responden muy bien.
Tiene alarma que indica que le indica a conductor y acompañante que deben colocarse el cinturón de seguridad.
El climatizador automático responde de manera impecable.
El motor responde de manera impecable saliendo de abajo y sorprende en ruta al hacer un sobrepaso, aún sin hacer un rebaje. Los 154 cv son los ideales para un vehículo -según Mitsubishi- que alcanza los 200 km/h, yo no los comprobé.
La dirección asistida hidráulicamente es sumamente liviana para maniobrar en ciudad y se mostró firme en ruta.
Incluye computadora de abordo de fácil lectura en el tablero, aunque cuando casi no quedaba nafta nos dejó de estimar la autonomía.
Su garantía es de 3 años o 100 mil km. algo que siempre se pide en un auto japonés.

En contra:
Su diseño incluye una trompa lanzada tan bonita como “complicada” a la hora de estacionar; toca antes el diamante y la parrilla que el paragolpes. A tener mucho cuidado donde lo dejamos.
Su cola alta dificulta la visión hacia atrás al estacionar; debería contar -de serie- con sensores de estacionamiento.
El tablero cuenta con detalles imitación fibra de carbono, algo que particularmente me parece que le resta y no le suma.
La boca del baúl es muy angosta y bultos voluminosos son difíciles de llevar.
En la unidad testeada, lo peor pasó por la alfombra del piso del baúl que se encontraba totalmente separada del aglomerado sin rastros de haber estado jamás pegada formando una sola pieza; totalmente mejorable en un auto japonés de este valor.
El revestimiento interno de la tapa del baúl es de mala calidad.
El auxilio es de la misma medida pero con llanta de chapa.
La varilla que sujeta el capó es otro punto mejorable en un auto de estas características que, además, por su ubicación, se calienta con el motor.
El pilar B es ancho y, en determinada posición de manejo, su ubicación más la del acompañante restan visibilidad hacia la derecha.
A diferencia de la versión GT, el GLS no cuenta con ASC (Control Activo de Estabilidad y Tracción).
Un que es una contra: el control remoto incluye un botón para la apertura remota del baúl (que carece de cerradura) y no es extraño confundirse y apretarlo involuntariamente.
La butaca cuenta con regulación manual (difícil de encontrar el punto en el caso del respaldo) y carece de regulación lumbar.
La guantera es de tamaño reducido.

Mitsubishi Lancer 2.0 GLS Interior - Foto: Cosas de Autos Blog.

Conclusión:
Es un producto sumamente interesante por lo que ofrece, con una garantía de 3 años y a un precio competitivo a pesar de ser un vehículo importado. Hay productos del Mercosur o provenientes de México que compiten con Lancer que rondan los 100 mil pesos.
A nivel diseño esta nueva generación es quizá la más llamativa de todas las vistas (sacando de lado los Lancer EVO que siempre llaman la atención), y no pasó desapercibido en ningún lado. Su trompa (al estilo de su hermano Galant) emana deportividad y agresividad, mientras que su cola, con sus faros alargados en posición oblicua remiten a la mirada de un japonés enojado.
Resulta un sedán muy cómodo en el habitáculo (tanto en las plazas delanteras como en las traseras), con un motor ágil y la potencia justa, con el equipamiento de confort ideal (no le falta ni le sobra nada) y un nivel de seguridad por encima de la media. Su punto débil pasa por el baúl, con baja calidad de terminación, y profundo pero de boca chica: palos de golf sí pero la bicicleta de los chicos, no.

Mitsubishi Lancer 2.0 GLS Cola

Experimentars anteriores:
Experimentar: Cosas de Autos le hizo 1000 km al Chevrolet Captiva
Experimentar: Cosas de Autos probó el Suzuki Swift

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

ссылка

farm-pump-ua.com

www.steroid-pharm.com/proviron.html