Uruguay: la invasión de autos chinos es una realidad

El presidente uruguayo Tabaré Vazquez maneja una Chery Tiggo en la planta de la marca china en Montevideo.

Informe especial de Cosas de Autos. Al regreso de mis vacaciones en Uruguay había quedado pendiente un post contando mi experiencia de lo que se observa en las calles del país vecino: la notable presencia de vehículos de origen chino. Diversidad de marcas y modelos, tantas que se hace difícil memorizarlas y hasta confunden, dado que en muchos casos se trata del mismo vehículo pero con diferente logo en el frente.
Es que los uruguayos encontraron en las marcas chinas la posibilidad de acceder a un 0 Km. barato tanto para uso personal como profesional, ya que gran parte del parque importado proveniente del Gigante de Oriente corresponde a utilitarios. De hecho, vale remarcarllo, hasta los ómnibus de transporte de corta distancia son chinos (pude viajar en algunos de ellos) mediante un acuerdo entre la Secretaría de Transporte uruguaya y empresarios chinos.

Muchas marcas y promociones
Geely es una marca que tiene cada vez más presencia fuera de China, de hecho la primera vez que tuve o con un auto de esta automotriz fue el año pasado en su debut en el Salón de Detroit, Estados Unidos. A fin de 2008, Geely también estuvo presente en el Salón de Santiago en Chile, país donde tiene buena aceptación. Hoy en día su comercial de TV rota frecuentemente en las pantallas uruguayas. ¿Su principal argumento? Ofrecen un sedán de diseño sobrio como es el CK a u$s 14.990 y con tres años de garantía. Sí, Geely hizo de la principal contra de los autos chinos, la desconfianza por el servicio de posventa, su gran fortaleza. Sin embargo, no son muchos los Geely los que desandan las calles uruguayas.

Geely CK

Lo que más abundan son vehículos de marcas como EFFA, FAW, Gonow, Tongbao, y DFN (Donfeng). En menor medida los de Chery (con producción local), ZX Auto, Wuling (joint venture de SAIC y General Motors), SMA, Lifan, JMC, Chana, SMA, Jinbeig, Asaki, Foton, Zotye Auto, UFO (SUV 3 puertas con motor Mitsubishi), Changhe y Aeolus (camiones DFN con motores diesel Cummins armados localmente). ¿Ya se marearon con tanto nombre?
EFFA, por ejemplo, se hizo fuerte con dos pick-ups medianas: la Plutus, que tiene un frente muy similar al modelo actual de Chevrolet Silverado y la Aojun, muy similar a la anterior Chevrolet D-Max. ¿La estrategia de venta? Se puede comprar cualquiera de estos modelos desde u$s 17.205 o u$s 13.106, respectivamente, y llevarse un cuatriciclo KIN (también chino, claro), de regalo (ver aviso al pie del post). Las mismas camionetas se comercializan bajo la marca FAW.

Effa Pick-up

Donfeng, por su parte, es líder en pequeños utilitarios como los que coparon las calles argentinas en los ochenta y noventa, primero provenientes de Japón y luego de Corea. Lo curioso es ver estos simpáticos vehículos (en versión pick-up o furgón) con un frente que es copia fiel al “doble riñón” de BMW. La versión pick-up se vende desde u$s 8.620 (ver foto a continuación).

Asaki pick-up con trompa similar a BMW.

A los FAW y Tongbao furgón es en vano tratar de diferenciarlos, en la foto se los puede ver uno delante del otro y son el mismo vehículo, el cual se comercializa desde u$s 8.100 por sistema de leasing.

Primos hermanos: un FAW y un Tongbao juntos.

Al verla de frente uno se pregunta: “¿Es una Ford Ranger?” Y al verla de costado: ¿”O una Toyota Hilux de anterior generación?” No, es una ZX Auto Grand Tiger, aunque de lejos, esta doble cabina de u$s 15.500 engaña. Ojo, también puede ser una Great Wall (GWM) Deer, casi imposible distinguirlas porque son la misma cosa (ver imagen de abajo). A propósito, la Great Wall Sailor (desde u$s 18.995) es igual a una vieja LUV D-Max.

Great Wall Deer, similar a la Ford Ranger y a la Toyota Hilux de anterior generación.

Coreano ganador
Quien parece haber ganado la pulseada es el Chevrolet Spark por sobre el Chery QQ. Es notable el éxito del modelo original coreano por sobre su copia china, a la cual se ve muy poco. En cambio, el Spark está por todos lados y es -incluso- el más ofrecido por las rent-a-cars de ciudades como Colonia, en su motorización de 0.8 litros que en Argentina no se vende. Tampoco se observa gran cantidad del SUV Tiggo, el que se ensambla en Montevideo y exporta a la Argentina. ¿Será porque sólo hay cinco concesionarios en todo el país?

Por su característica de importador, Uruguay ha sido históricamente un país en el cual se podían encontrar marcas y modelos “raros”. Desde chico, en cada viaje me pasaba horas mirando ejemplares de Chevrolet Opala, Ford Maverick y Corcel, Opel Rekord, Rover Maestro, Citroën AX y BX, Peugeot 309, Fiat Cinquecento, los primeros Kia Pride o Ford Festiva, y contemplando los taxis “de lujo” hechos sobre Mercedes-Benz de última generación. Hoy, apenas me sorprendió algún que otro Toyota Yaris o Hyundai i10 mientras las manos no me alcanzaron para contar la cantidad de “chinitos” que hay estacionados en una misma cuadra de Colonia, Montevideo o Piriápolis. Aunque pude hablar con diferentes uruguayos y varios coincidieron que tampoco me alcanzarían las manos para contar los utilitarios chinos que se acumulan en los talleres mecánicos. Al parecer el uso intensivo acabó con muchos de ellos.

Aviso de Effa.

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

grizzly 16 quart cooler review

別れさせ屋

читайте здесь