Adiós, #Sandro: “Ajustate el cinturón que vamos a volar, nena”

Sandro al volante de un Mazda RX-7 en "Subí que te llevo"

El mundo artístico llora hoy la muerte de Roberto Sánchez, mejor conocido como Sandro. Cantante y actor, el Elvis argentino falleció en Mendoza a los 64 años, a causa de una infección, 45 días después de haber recibido un doble trasplante de corazón y pulmones.
Reconocido amante de los autos, se lo pudo ver rodeado de diversos modelos deportivos en video clips y largometrajes.

En su filmografía se cuentan 13 películas, algunas de ellas que hoy son de culto como “Subí que te llevo” (1980), en la cual lucía toda su estirpe de galán al volante de un Mazda RX-7 rojo, anteojos de sol sobre la cabeza y campera plateada con la leyenda Corvette en las mangas. En el comienzo del film, Sandro “levanta” en la colectora de la vieja Panamericana a María Valenzuela, quien no puede cambiar una goma de su Fiat 600. La rubia accede a subir y el ídolo le dice: “Ajustate el cinturón que vamos a volar, nena”.

Sandro piloto
Pero es “Siempre te amaré”, de 1971, donde Sandro se dio el lujo de convertirse en corredor, al mando de los prototipos de la generación dorada del Turismo Carretera, con la participación -inclusive- de Carlos Pairetti. El Gitano encarna a Fernando Andrade, uno de los afamados pilotos de la escudería Minelli y un playboy que consigue enamorar a Elisa, la hija del dueño del equipo. Le gusta salir de noche, cantar y bailar, maneja un Corvette Stingray rojo y anda rápido en la pista, lo que se dice todo un ganador. Y hasta tiene un mayordomo al que llama Bujía.

El trailer es impagable, sólo superado por la escena de más dramatismo de la película en la que Sandro y Juan José Camero se disputan la carrera manejando con mocasines en el autódromo Oscar Cabalén de Córdoba; el trompo con posterior despiste es bizarro, con un auto de juguete filmado cuadro a cuadro. Luego, el cantante pierde la vista y queda postrado, pero es en ese momento donde encuentra el verdadero amor.

En “El deseo de vivir”, de 1973, Sandro también se puso al volante de un bólido, en este caso de un Jaguar E-Type, así como en algún que otro film se lo vio manejando algunos Mercedes-Benz.

Este es el recuerdo para Sandro, un auténtico mito, al estilo de Cosas de Autos.

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

продвижение сайтов в поисковиках

В интеренете нашел важный веб сайт с информацией про тележки гидравлические www.maxformer.com
кошелек payeer