Travesía Verano 2010 de Cosas de Autos: el volcán, Angostura y la prueba del polvo

Travesía Verano 2010 con el Chevrolet Agile

Como les había contado en un post anterior, el Agile se hizo rápidamente en la pequeña y pintoresca Villa Pehuenia. Fueron varios los que se acercaron a preguntarme sobre su desempeño, precio, consumo y características y que aseguraron estra viéndolo por primera vez.
La mayoría se mostró sorprendido por la habitabilidad interior y la capacidad del baúl, varios destacaron la parte trasera como la mejor lograda desde el punto de vista del diseño y casi todos confesaron que el color (Amarillo Carman) no les gustaba en el comercial de televisión pero sí personalmente.
Lo cierto es que el color quedó opacado -literalmente- con tanta tierra que se le viene pegando por todos lados al pobre Agile al cabo de estos casi 2 mil km. juntos.
Si bien en Pehuenia lo usé poco, debido a que todo está cerca y que mi lugar de residencia contaba con salida al Lago Aluminé, tuve un traqueteo importante en el paseo que hicimos hacia el volcán Batea Mahuida y a La Angostura (no confundir con Villa La Angostura). Se trata de dos visitas obligadas que se pueden realizar en el día y que tienen un común denominador: caminos de tierra, mucha tierra.

Una vista de Pehuenia desde el Batea Mahuida.

Una vista de Pehuenia desde el Batea Mahuida.

A orillas del cráter
El volcán Batea Mahuida (1900 msnm) tiene en invierno un centro de esquí que permite combinar este deporte con unas vistas inmejorables de los lagos Aluminé y Moquehue. Pero en verano, invita a adentrarse en su mismísimo cráter y nadar en sus gèlidas aguas. Hacia allí casi subimos, digo casi porque hay una escala intermedia donde se encuentra una suerte de estacionamiento y un lago con playita que nos invitó a quedarnos.

El Agile a metros de la laguna que se encuentra al pie del Batea Mahuida.

El Agile a metros de la laguna que se encuentra al pie del Batea Mahuida.

El resto de la travesía podía continuarse a pie (una hora de caminata de ida y algo menos de regreso) o bien realizarla con vehículos de doble tracción hasta unos 100 metros antes de la cima (el propio cráter) y luego a pie. Así que si bien le tenía fe al Agile decidí dejarlo descansando y no poner en riesgo el resto de la travesía; sólo lo llevé del otro lado de la montaña donde se encuentra el mirador de las antenas que ofrece una vista genial de la villa.
Muy recomendable paseo, ideal para ir a pasar mediodía provistos de ropa de baño y comida ya que fuera de temporada no funciona ningún local de esos que en invierno estallan de gente arropada y muy canchera.

Laguna verde, dentro del camping mapuche en Angostura.

Laguna verde, dentro del camping mapuche en Angostura.

Al camping mapuche
La Angostura queda a 14 km. de Pehuenia por la ruta 13 (camino al Paso de Icalma, frontera con Chile), tras lo cual se debe girar a la izquierda (cruzar la ruta), cruzar un pequeño puente y hacer 4 km. hasta la entrada del llamado Camping Kechulafken. El mismo está administrado por la comunidad mapuche e incluye fogones para acampar, áreas de descanso, venta de artesanías y un restaurant que (atención) es regenteado por un chef mapuche. Así que nada de platos típicos, ¿eh? Cocina gourmet en medio del bosque, al pie de la montaña y a metros del lago, ¿qué tal?
Sinceramente ni me imaginé lo que me esperaba al pasar la tranquera de ingreso pero quedé gratamente sorprendido con las largas extensiones recorridas en su interior, con senderos angostos muy divertidos para manejar (sin piedra, por suerte), en medio de la vegetación y que desembocan en los lagos Moquehue, Aluminé, Karulafken, Chunkur, Pichun, Matetuewe y Koywija. Tengo grabado un video de 6 minutos (cámara on board) en el que por un momento me sentí un piloto de rally (a pesar de que no iba a más de 60 km/h) y que termina con el Agile a metros del azul de las aguas del Aluminé.

Una imponente vista del Lago Aluminé desde Angostura.

Una imponente vista del Lago Aluminé desde Angostura.

Ideal para pasear el día completo (pic nic incluido); llevar malla, sombrilla y equipo de pesca, si les gusta el tema.

Prueba superada
Varios preguntaron por el ingreso de polvo al habitáculo y debo decir que a esta altura (cuando aún resta bastante) la prueba está superada; los paseos por Batea Mahuida y Angostura me lo confirmaron. Es fácil darse cuenta cuando difícilmente viajamos con las ventanillas bajas precisamente por el polvo a lo que se le suma el intenso calor que nos tocó; por ende la cosa viene de ventanillas siempre arriba y aire acondicionado permanentemente.
El ingreso de polvo en estas circuntancias es mínimo (de lo contrario estaríamos todos masticando tierra como en el Dakar) y debo resaltar que el auto me fue entregado con 5.800 km. de duras pruebas a manos de colegas de diversos medios. Estimo que el correcto cierre del habitáculo se debe en parte al sistema PRS (Pressure Release System) que baja una ventanilla al abrir una de las puertas con la intención de descomprimir el habitáculo al momento de cerrar. Esto evita el efecto rebote y extiende la vida útil de cerradura de puertas y burletes.

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

читать далее

у нас

www.baly.com.ua