Travesía Verano 2010 de Cosas de Autos: ripio, primera parte

Travesía Verano 2010 de Cosas de Autos con el Chevrolet Agile

Atrás quedó Cipolletti, la visita a los amigos, el asado y la recorrida por esta pujante ciudad rionegrina. El gps nos indicó el camino a seguir, parte de asfalto, parte de ripio, esto último toda una prueba para el Chevrolet Agile (y para mi, claro). Las cosas entraron en el baúl más o menos en la misma disposición que lo hicieron en Buenos Aires y me enfrenté a un trayecto de aproximadamente -según cálculos de algún sitio especializado- unas 5 horas para recorrer 312 km. El primer tramo impresiona por el paisaje desértico, apenas decorado por los pozos petroleros en pleno funcionamiento y el ir y venir de camiones llevando el oro negro de aquí para allá. Luego, la inmensidad del valle y las siluetas de las montañas entre las que se abre paso la ruta nacional 22, subiendo y bajando una y otra vez. Divertido para manejar pero aún restaba mucho, faltaba la piedra y… el camino de montaña. En Zapala comienza la ruta provincial 13 con 45 km de asfalto y luego el “camino consolidado”, como figura en los mapas del ACA.
A juzgar por lo que me tocó después (antes de Junín de los Andes, ya les contaré), el camino está en buen estado y el Agile lo pasó sin problemas. El poco tráfico en la zona ayudó a llegar a destino sin sobresaltos. Fueron exactamente una hora y cinco minutos para recorrer 65 km, parte de los cuales eran camino de cornisa, donde el TomTom me “cantaba” hacia qué lado era la siguiente curva (y menos mal que no se equivocó).

Travesía Verano 2010 de Cosas de Autos con el Chevrolet Agile

El paisaje invitaba a detenerse a tomar alguna que otra foto y así lo hice; en esos altos aproveché a controlar la presión de los neumáticos (Pirelli P7 flamantes que la gente de prensa de Chevrolet decidió mandar a poner antes de este viaje, ¡gracias!) que por el poco “serrucho” no hizo falta desinflar, ya que no transmitieron excesiva vibración.

Travesía Verano 2010 de Cosas de Autos con el Chevrolet Agile

Afuera mucha tierra volando y una temperatura de 32 grados (según la computadora de abordo); adentro el aire acondicionado en posición dos y una velocidad máxima que en este tramo no superó los 80 km/h (sin crucero, obivamente) en tercera velocidad. El consumo se mantuvo en el orden de los 9 litros cada 100 km y tras cuatro horas y monedas, Pehuenia nos recibió vestida de fiesta en el día de su aniversario número 21. Preciosa, imponente villa en franco crecimiento que se levanta a orillas del frío pero imponente lago Aluminé. El Agile no pasó desapercibido, desde un gendarme hasta la gente de un proveduría local, todos los que vieron la palabra Experimentar en sus laterales aprovecharon para preguntar “qué tal el autito”, el primero que veían por la zona.

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

https://velotime.com.ua

http://www.best-cooler.reviews/

link best-cooler.reviews