Fórmula 1: a 30 años del triunfo del Lole Reutemann en Mónaco

Reutemann acaba de ganar el GP de Mónaco de 1980 y recibe el saludo de los banderilleros y auxiliares de pista.

El Gran Premio de Mónaco es la competencia más importante del calendario de la Fórmula 1 y seguramente la más tradicional. A lo largo de los 60 años que tiene la categoría, se ha mentenido vigente y casi inalterable, con su particular circuito callejero montado sobre la impecable escenografía del Principado y con el glamour aportado por los barcos fondeados a metros de la pista.
Ganar en Mónaco implica entrar en la historia grande de la máxima y en 1980 Carlos Alberto Reutemann fue uno de los pocos que lo consiguió. Hoy, precisamente, se cumplen 30 años de aquella conquista maravillosa que muchos de nosotros, cuando recién disfrutábamos de la televisión a color, y empezábamos a apasionarnos por los autos, pudimos ver “vía satélite”.

El accidente en el comienzo del GP de Mónaco de 1980.

La carrera en que los autos volaron
Personalmente, mucho tiempo antes de que supiera que Candy era una marca de electrodomésticos, asocié su isologotipo a aquel Tyrrell azul de Derek Daly que voló por encima del de su compañero de equipo, Jean Pierre Jarier, ocasionando un desparramo en la primera curva, incluyendo el Alfa Romeo de Bruno Giacomelli y el McLaren de Alain Prost.
Adelante, el Lole -que había largado desde el segundo cajón- ni se enteró de este accidente hasta que le tocó pasar por el lugar y eludir los restos de las máquinas.
En mi archivo de VHS guardo la grabación de la competencia con la transmisión de ATC y el relato del recordado Héctor Acosta. Ver esas imágenes me ponen la piel de gallina y es imposible que los ojos no se me llenen de lágrimas al escuchar la voz quebrada de Acosta en los instantes finales de la prueba: “Va a ganar Carlos… va a ganar. ¡Ganoooooó, ganó Carlos Alberto Reutemann!”. El cordobés no pudo contener sus lágrimas frente al micrófono y el relato se mantuvo algunos segundos en silencio hasta que pudo reponerse de la emoción que significaba ver cruzar la meta a un compatriota en el gran premio monegasco donde Juan Manuel Fangio supo ganar en dos ocasiones.

Tenía ganas de dedicarle un post a aquella conquista inolvidable del Lole. Y sí, ya sé que el domingo corrió la Fórmula 1 en ese mismo escenario y que no le dediqué ni una sola línea pero a pesar de que vi la carrera de principio a fin, esta Fórmula 1 actual no me mueve un pelo. ¿Me estoy poniendo viejo? Puede ser.

Gran Premio de Mónaco de 1980

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

cialis-viagra.com.ua

https://progressive.ua

У нашей организации классный сайт , он описывает в статьях про зеленый чай.