El regalo de fin de año de Cosas de Autos: leer y reflexionar

Travesía Verano 2010 de Cosas de Autos con el Chevrolet Agile

Se va un nuevo año, llega el momento del balance y al mismo tiempo la posibilidad de comenzar de nuevo, desde cero. Es una suerte de redención. Pero claro que nada cambiará solo si nosotros mismos no cambiamos. Por eso, para un día como el de hoy, decidí compartir con ustedes -los más 6.000 usuarios únicos que diariamente ingresan a leer Cosas de Autos, los más de 1.700 amigos en Facebook y más de 300 seguidores en Twitter- un texto para que reflexionemos juntos. Es un texto que me llegó hace unos días y que por su contenido me pareció preciso y necesario difundir.

Me encantaría que este post tuviera récord de comentarios y que en ellos, cada uno de ustedes se comprometiera públicamente a poner en práctica algo de lo que acá se dice. Pero me conformo con que aunque sea uno solo se sienta identificado y se detenga a pensar como lo hice yo.

¡Felicidades para el Año Nuevo, nos reencontramos en 2011!

Sólo por HOY (*)

Sólo por hoy, voy a dudar de mi condición natural de infalible, y simularé que puedo equivocarme, conduciendo mi vehículo, concentrado en ello, con el celular apagado, y con la velocidad adecuada para eludir el riesgo de atropellar a mis seres queridos. Imaginaré en aquel peatón, a quien yo más amo.

Sólo por hoy, voy a resignar ejercer mis dotes “gemelas” a las de Fangio y fingiré que no puedo alterar las reglas de la física, “pegado” al paragolpes del vehículo que me precede en la autopista, y mantendré la distancia adecuada que la ley “caprichosa” pretende imponerme.

Sólo por hoy, haré el magnánimo esfuerzo de ignorar la evidente maldad del otro cuando me encierra, o no respeta MI prioridad permanente y supondré que pudo haberse equivocado en la maniobra.

Sólo por hoy, defraudaré el “innegable apetito recaudador” del Estado, boicotéandole su ambición de multarme, simplemente cumpliendo la ley y respetando lo que indican las señales viales.

Sólo por hoy, resignaré mi legítima aspiración de figurar en el Guinness World Records, por unir dos ciudades en el menor tiempo “imposible” y ¡con el peso bruto de toda la familia, niños incluidos! en el interior del habitáculo.

Sólo por hoy, como peatón, no ejerceré mis poderes sobrenaturales para advertir el peligro, y me aseguraré el cruce de calzada, haciendo el enorme esfuerzo de mirar a ambos lados, antes de colocar mi pie o el cochecito de mi bebé en la calzada.

Sólo por hoy, como ciclista, me mentiré y supondré que mi bicicleta es un vehículo más en la calzada y que por ello debe cumplir las normas de circulación, respetando semáforos y direcciones.

Sólo por hoy, como político y líder social de mi comunidad, ejerceré mi función, demostrando mi innegable “vocación de servicio” a ella, resignando MI particular “rédito político inmediato” a través de una simple “acción para las cámaras de TV”, y en cambio, persiguiendo soluciones eficientes, elaborar programas y compromisos con mis pares, propios y ajenos partidarios, para lograr una verdadera Política de Estado que cuide la salud y la vida de los administrados, sean o no mis votantes.

Sólo por hoy, al acostarme a dormir, agotado por el esfuerzo, imaginaré por un instante que mañana al despertarme, puede ser HOY.

Consejo Directivo del Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV).
Dr. Eduardo Bertotti
Director ISEV

(*) Título tomado de un pensamiento de Juan XXIII.

Sobre el Autor

Periodista desde 1994 y amante de los autos desde muy chico, en 2006 le di forma a este blog. Si querés saber más sobre mí, hacé clic en la casita ->

там

подробнее