Experimentar: Cosas de Autos probó el Renault Clio Mío

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Conceptualmente, el Renault Clio Mío es más que un restyling, es la apuesta de una automotriz que busca consolidar su participación en el mercado local (donde cerró 2012 en el podio), en el regional (exportando la mayor parte de la producción de este modelo a Brasil) y mundial, en momentos en los que la compañía tambalea en su casa matriz, golpeada por la crisis económica europea.

“Crisis es sinónimo de oportunidad”, se suele decir y aplica en este caso también. El presente de Renault Argentina es bien distinto al de Francia, y la mejor manera de que la filial local crezca a futuro es demostrándolo con hechos y sosteniéndolo en el tiempo. La primera batalla se ganó cuando la histórica Fábrica Santa Isabel fue elegida para producir el nuevo low cost del rombo con una inversión de $400 millones.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Este punto es clave porque una vez que el Clio Mío vio la luz, el interrogante sobre si esa suma se había puesto realmente sobre este vehículo ganó la calle. “Aproximadamente un 60% de la inversión repercutió directamente en el vehículo”, afirma Gustavo Fosco, Director de Asuntos Públicos y Comunicación de Renault Argentina (ver entrevista).

Fosco remarca que para producir este auto se precisó invertir en la “reconcepción de los herramentales” algo que “cuesta muy caro”. “El frente del vehículo es prácticamente todo nuevo: capó, ópticas, parrilla, paragolpes… Después hay un trabajo de ingeniería para optimizar la masa del vehículo, se le sacó lo que tenía de más y que lo penalizaba en performance y consumo. Después hay una reconcepción interior de los paneles de puerta, del tablero de instrumentos, de la consola, la concepción de los accesorios”, agrega.

Y resalta además que “en la parte trasera el portón es nuevo así como el vidrio y los faros y todo eso representa una inversión en herramental y en ingeniería porque deben ser piezas igual de resistentes pero más económicas de producir”.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Sabido esto, en nuestro o con el Clio Mío hicimos algo que muchos seguramente habrán pensado: lo comparamos con el Clio anterior. Y para nuestra sorpresa, las diferencias fueron mínimas. Cualquiera pensaría que si el Clio Mío perdió peso y su precio de lanzamiento se ubicó unos $3.000 promedio (en toda las versiones de la gama) por debajo de los de su antecesor fue a fuerza también de perder equipamiento. Pero no fue así, no al menos a la vista.

Al igual que en el Clio anterior, el baúl sigue sin tener luz y tapizado que cubra los buches de los pasarruedas, la tapa de la guantera sigue sostenida por un frágil cable de plástico, sólo hay interruptor en la puerta del conductor que acciona la luz del habitáculo, no hay espejos de cortesía en los parasoles, la tecla de la baliza sigue mal ubicada y los plásticos siguen siendo mejorables así como sus terminaciones (con filos y rebabas molestas al tacto y la vista).

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

¿Qué le podemos criticar como pérdida? Sin lugar a dudas que ya no cuenta con la regulación en altura de los cinturones de seguridad (conserva la guía pero están fijos al parante). Y que haya que pagar la versión más cara para tener dirección asistida y aire acondicionado.

¿Qué le podemos criticar por no haber sumado? Que no se le haya incorporado un tercer apoyacabezas de serie en las plazas traseras así como cinturones de seguridad inerciales (son todos fijos) y de tres puntos (el central es sólo abdominal). Lo mismo que la ausencia la posibilidad de comprarlo con alzacristales eléctricos, frenos con ABS y doble airbag, algo que en 2014 será una obligatoriedad. Cabe mencionar que este último punto sí está previsto (llegaría a fin de año).

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

¿Qué podemos resaltar de este cambio? Que el Clio Mío cuenta con una garantía de tres años o 100 mil kilómetros, algo inédito en este segmento de autos de entrada de gama. También que incorpore una computadora de a bordo y un equipo de sonido que reproduce todo tipo de tecnología: AM/FM, CD, MP3, puerto USB, entrada auxiliar y hasta lector de tarjetas SD, y con conectividad Bluetooth (manos libres). Y si bien cuenta con apertura y cierre de puertas remoto (con accionamiento automático al poner y sacar el o), no está incluido en la llave sino aparte.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

¿Qué destaca Renault? Las múltiples posibilidades de personalización mediante la elección de los kits; son tres Ladies ($3.700), Street ($5.200) Mío ($6.500) y Sport ($7.500). Esto permite agregarle stickers en el techo, el capó y la tapa del baúl, adicionar baguetas, cambiar el color de los espejos retrovisores, el diseño de las llantas (dos posibilidades) y hasta elegir entre cuatro tipos de colores de detalles del interior.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Cambios a la vista
Entendemos que de acá en más todo lo demás es objetable y está directamente relacionado al gusto de cada uno. Nos referimos con los cambios estéticos, claro. El concept car Renault DeZir, que debutó en el Salón del Automóvil de París de 2010, marcó el rumbo del diseño para la marca del rombo. De ahí en más, todos los nuevos modelos se inspiraron en el DeZir.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Pero llegó el momento de fabricar el Clio Mío y el desafío era más que importante: cómo aplicar esta nueva tendencia a un auto existente. Entendemos que, a diferencia de lo que ha pasado con otros modelos de otras marcas que se han visto en la misma situación, el objetivo fue alcanzado con éxito. Incluso este rediseño del frente nos agrada más que el del Clio de anterior generación, para el caso no nos conforma en ninguno de los dos casos.

En la cola se perdió la curvatura de la luneta trasera, que ahora es plana. ¿Pérdida de visibilidad? Nos subimos a ambos modelos y si la hay, es despreciable.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

En el interior no hay cambios salvo por las texturas de los tapizados de los asientos, que nos resultaron agradables, y en el tablero de instrumentos que cuenta con relojería analógica para velocímetro y tacómetro, y digital para la computadora (la ya tradicional de Renault), complementada con las luces testigo.

Al volante
El motor 1.2 de 75 cv y 16 válvulas fue pensado para el tránsito urbano y en ese aspecto cumple con creces. El Clio Mío es un auto ideal para moverse ágilmente por la ciudad con bajo consumo de combustible: en esta condición nos dio cifras que rondaron los 8.5 litros cada 100 km.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

En ruta no evidenció rumorosidad a pesar de que a 130 km/h marcha por encima de las 4.000 rpm en quinta velocidad; aunque lógicamente precisó de algún rebaje al momento de un sobrepaso, se comportó de manera aceptable. Sí se mostró algo inestable con vientos laterales y a alta velocidad. El consumo en este uso estuvo en torno de los 8 litros cada 100 km, mientras que a 100 km/h mostró su mejor faceta a 100 km /h con cifras de 6 lts cada 100 km.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Resaltamos el comportamiento de las suspensiones, que salen airosas aún en calles bacheadas o empedradas, así como su tren delantero que no transmite ruidos ni vibraciones importantes. No nos gustó tanto la dureza de la dirección asistida con marcha detenida (sobre todo al momento de maniobrar para estacionar en espacios reducidos) ni la poca precisión de la selectora de la caja en algunas marchas.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Los frenos mostraron distancias lógicas y algo considerables para su tipo (de disco adelante y tambor atrás); los neumáticos son Fate Sentiva 175/70R13 con llantas de aleación (auxilio de idéntica medida pero con llanta de chapa) de logrado diseño.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Conclusión
Es difícil analizar un auto que no es nuevo sino que deriva de un modelo ya existente y con tanta historia como el Clio. Las comparaciones son odiosas pero lo es más aún el paso del tiempo. Al subirse al Clio Mío resulta inevitable no creer que uno ha viajado en el tiempo y que está testeando un auto en el año 2000. Pero, como esto no pasa sólo con este solo modelo sino con todos los de de su segmento, se lo debe mirar en contexto. En este punto el Clio Mío sale ganando porque su rediseño exterior está logrado y mecánicamente su motor es eficiente.

Lo de la ampliación de la garantía no es un dato menor que se suma a la reducción de los precios de lista logrando un combo que no tenemos dudas redundará en un alto número de patentamientos. El Clio Mío está disponible en carrocerías de tres y cinco puertas con precios que arrancan en $60.900 (Autentique Pack 3p) y llegan hasta los $68.000 (Expression Pack 1 5p).

Tiene un buen precio de entrada como para posicionarse rápidamente en un “auto popular” y darle batalla a rivales tales como Volkswagen Gol Power (desde $55.590), Chevrolet Celta (desde $60.800) y Ford Ka (desde $62.020). Quien decida personalizarlo deberá desembolsar unos pesos más, según lo que permita su presupuesto.

Experimentar Renault Clio Mío - Foto: Cosas de Autos

Sobre el Autor

Periodista. Amante de los autos de toda la vida y en los medios desde 1994, en 2006 le di forma a este blog. Más sobre mí haciendo clic en la casita ->

также читайте

link